Mi historia

5:36

Mi historia

Tengo una historia común, como la de cualquier persona, pero quizás te identifiques con algo o puedas ver más allá, algo qué cambiar para llegar al minimalismo.



Corría el año 1988 cuando nació esta belleza (inserte sonidos de grillos aquí). Bueno ya voy en serio; tuve que vivir circunstancias, no tan traumáticas para llegar al minimalismo. En realidad fue la necesidad de encontrarme, de saber quién soy y hacia dónde voy. Pero lo más importante: saber qué llevar en este viaje.

Compras compulsivas

Antes de mi primer trabajo, solo me dedicaba a estudiar y tenía un sistema que me ayudaba a centrarme en mi formación profesional sin pensar en las carencias que todo estudiante vive. Saber que tenemos lo suficiente para empanadas y copias era algo difícil de lidiar, pero yo pude con eso.

Tuve mi primer trabajo y me emocioné haciendo gastos innecesarios. Muchos objetos que ni usaba y que terminaba regalando. Inventaba presupuestos mensuales donde los gastos superfluos tenían protagonismo.

El problema era que cuando enfermaba o tenía alguna emergencia, no tenía dinero en los bolsillos y tenía que recurrir a mis padres, lo que podía resultar penoso para alguien que ya ganaba su propio salario.

Tenía un trabajo que odiaba

Creo que muchos hemos pasada por aquí. Tener que gastar valiosas horas de nuestra vida en un lugar que odiamos no es fácil. Trabajaba en un lugar donde estábamos hacinados en una oficina sin ventanas al exterior, lo cual no era muy grato.

Aguantamos tanto solo por mantener un estilo de vida al que estamos acostumbrados, pero nos olvidamos del daño que nos estamos haciendo emocional y físicamente. El lugar realmente me agobiaba y escribir estas líneas me recuerda ese mal trago.

En ese momento no sabía que estaba en puertas al minimalismo y renuncié. Sobreviví más de un año con lo que me habían finiquitado y me dediqué a mí misma. Al final llegué a la conclusión que fue mejor privarme un año de dinero y de cosas, que tener un año más de insatisfacción.

Mi primera depuración

Siempre hemos dicho ordenar la habitación o la casa, sin darnos cuenta que es el primer paso al minimalismo.  No me agrada hacer esta tarea, pero amo el resultado ¿Han notado que hasta el sol quiere ingresar cuando todo está en su lugar? Pues esto me motivó. 

En ese año también vi que no necesitaba casi nada para vivir. Bueno viviendo con mis padres era más fácil, máxime si ya ellos tienen una mentalidad minimalista ayuda mucho.

Ser consciente que vivir con lo necesario era más que posible, y aún estando sin trabajo tenía muchísimo más de lo que necesitaba. También me ayudó a simplificar lo que tenía en mi mente, quitando sentimientos negativos que no me permitían avanzar.

Con esto quiero dar a entender que mi primera depuración terminó siendo más emocional que física. Ya no tenía el trabajo que odiaba, dejé la relación sin futuro que tenía, me acerqué a mi familia, leí mucho y logré que mi cuerpo se liberara del estrés que muchos años llevé a cuestas.

Mis expectativas

Tengo expectativas muy altas. Busco un estilo de vida sin estrés mediante estos once acciones:
  1. Mi hogar, estudio y salud son gastos de prioridad. Todo el resto puede esperar.
  2. No hay nada de malo en vestir ropa de segunda. Incluso puedes encontrar mejores piezas.
  3. No tener el auto último modelo que todos sugieren.
  4. No tienes que poseer una casa enorme para acomodarte mejor.
  5. Invertir en comer rico y pasear para despejarte.
  6. No ser amigo o amiga de media humanidad. Puedes minimizar tu circulo si alguien te incomoda.
  7. No hacer más caso a la publicidad.
  8. Busca toda la educación financiera
  9. No  contestar el teléfono siempre. Menos si nos ofrecen tarjetas de crédito.
  10. Huiré de las deudas todo lo que pueda.
  11. El amor no se compra, se adopta. Aplica para que busqués alquella mascotita falta de cariño.

Y podría agregar aún más, pero todo eso irá viniendo con el tiempo. En esta entrada solo quería mostrar como cualquier persona puede ser llamada por el minimalismo para tener una vida mejor.


You Might Also Like

22 comentarios

  1. yo he vivido toda mi vida con esas premisas aunque gasto y muhcas veces en cosas supefluas pero me gusta ir ahorrando y consiguiendo metas! El minimalismo es muy importante auqnue no nos damos cuenta de cuando cuanto menos tengas mas te puedes mover y no al reves

    ResponderEliminar
  2. Como te había comentado antes estoy en el proceso aunque me ha costado un poco comenzar y seguir creo que poco a poco voy progresando igual a mi no me gustaba mi trabajo de un tiempo para acá se me hace divertido

    ResponderEliminar
  3. me siento muy identificada con muchas más cosas de las que piensas y lo peor es que creo que estaría bien que hicieras una segunda parte del post que seguramente me seguiré sintiendo identificada

    ResponderEliminar
  4. Hola!uf, me siento identificada con muchas cosas que has comentado...por ejemplo, en las compras compulsivas...Yo con mi primer trabajo, aun vivía con mis padres y me lo gastaba todo antes de llegar a final de mes, en tonterías que no me hacían falta pero que las grandes marcas, a través de la publicidad, me habían creado la necesidad de tenerlas... Referente a tus expectativas, me parecen geniales y las comparto. ^_^ Gracias por compartir tu experiencia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Toda la razón, yo a lo que más importancia siempre le doy es a la alimentación y a salir de vez en cuando aunque sea a lugares súper cercanos de donde vivo y no hagamos noche allí, lo importante es oxigenar un poco la cabeza y divertirse. Está claro que cuando gastamos esas cantidades ingentes de dinero en cosas tan materiales es porque algo en nuestra vida no funciona.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues me encanta tu vida minimalista y tus reflexiones y aunque es cierto que sigo casi todas, también creo que tengo que decir que el hecho de comprar cosas materiales no siempre trae infelicidad y el privarte de ello una felicidad absoluta, porque parece que debes sentirte culpable si un día te lias la manta a la cabeza y te compras un par de zapatos, el problema sería hacerlo compulsivamente, como dices que te ocurrió con tu primer trabajo, yo creo que es un error que cometemos todas al principio cuando no sabemos gestionar bien nuestras finanzas

    ResponderEliminar
  7. Dios me vi! Yo tengo el problema de la acumulación, limpio, recojo y dejo todo ordenado (que no es minimalista porque tengo MUCHAS COSAS) y poco a poco (ni tan poco) en 1 semana vuelvo a tener hecho todo un desastre. De verdad que veo esto de lo minimalista y siento que debo empezar a indagar más. GRACIAS!

    ResponderEliminar
  8. Una cosa que te enseña la vida a medida que pasan los años es que perdemos mucho tiempo intentando tener todo lo material que nos meten por los ojos a través de la publicidad sin necesitarlo y nos olvidamos de lo más importante: vivir el presente y disfrutar de tus más allegados. Familia y amigos son pocos, conocidos muchos.
    ¡Bienvenida al minimalismo!

    ResponderEliminar
  9. Creo que ya te he comentado en alguna ocasión que cada vez me siento más afín a esta filosofía sobre todo en lo que respecta a la decoración del hogar, ver cómo los armarios vuelven a pertenecerte, tu nevera, tu despensa.. ver como todo fluye no tiene precio.. un besazo

    ResponderEliminar
  10. hola! creo que has dado en el clavo. Yo tengo ropa de hace años y lo único que gasto dinero son en libros.
    Nos centramos en tener lo mejor de lo mejor, y muchas veces es mejor tener menos, menos que limpiar, menos que cuidar y mas tiempo para otras cosas. un saludo

    ResponderEliminar
  11. Estamos de acuerdo, mientras menos trastos mejor. No soy de vivir comprando figuritas ni mojigangas para que sólo sirvan para acumular polvo. Tampoco soy de comprar un montón de ropa y zapatos. Yo prefiero gastar el dinero en cosas importantes: salir a comer con mi familia, ir al cine, irmos de viaje. Eso es mucho más importante para mí que cualquier disparate material. Gracias por compartir. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo, aqui una segunda minimalista y que cada dia va limpiando mas su casa y su interior, dejame decirte que tambien pase por eso, pero cuando te desapegas de el materialismo, eres mas feliz, y te vas dando cuenta que tanto material, tanto consumismo te consume literal, en casa compramos ropa, zapatos cada que realmente sea necesario, la comida la compramos solo lo que se consumira en la semana, sabes como duele desechar tanta comida, y como dices invertimos mas en los viajes, en las salidas, en eso que nos hace realmente felices.
    Menos siempre es mas.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  13. Reconozco que no me complico tanto la vida, gasto cuando lo necesito, compro lo que necesitamos y a veces compro cosas que simplemente me apetecen por el simple placer, da igual que sea un libro, que unos zapatos o un concierto. Yo creo que encontrar el equilibrio es fundamental, si es cierto que en mis gastos alimentación, casa, educación son básicos, pero también gasto en mis clases de pilates o en la música de Carlota. Hacer las cosas sin sentido es lo que nos crea infelicidad.

    ResponderEliminar
  14. Bonita reflexión! Es hora de que yo también me desprenda de cosas innecesarias y de gastos absurdos. Llevo bastante tiempo intentándolo, pero no es nada fácil. Tu historia me sirvió de inspiración. Besos <3

    ResponderEliminar
  15. Te doy toda la razon, a mayoria de los puntos yo los he aprendido con en la edad. Y si volviera para atras, muchisimas cosas cambiaria, lo cierto es que mas vale tarde que nunca y lo que trato es de inculcar a mis hijos que no cometan los mismos errores.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta tu opinión y valores sobre una vida minimalista la verdad es que no sabía que yo también soy un poco así sin saberlo, la verdad es que no me puedo quejar del sueldo que tengo ahora mismo, pero aun con ello no gasto el doble si no que me gusta una vida sencilla dando utilidad a los bienes de los que dispongo y los valoro mucho porque mi trabajo y esfuerzo me han costado.

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho conocer tu historia y el proceso por el cuál decidiste que había que centrarse en unas prioridades y dejarse de gastos superfluos. Hay que saber administrarse para no verse en tu situación inicial. Asih, los padres siempre ayudando...bss!

    ResponderEliminar
  18. interesante tu historia, hay que tratar de administrarnos en todos los aspectos.
    saludos, buen post!

    ResponderEliminar
  19. Hola guapa!

    La verdad es que tu historia es muy triste y me siento bastante reflejada. Me alegro muchísimo de que te alejases de ese trabajo tan tóxico para ti :) Yo ahora estoy empezando a sumergirme en el mundo del minimalismo, en el mundo del crecimiento personal y en la felicidad :) Así que tu historia me ayuda y me motiva mucho! Muchas gracias por compartirla ^^

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola, guapa! ¡Me ha encantado el post! Puedo comprender perfectamente el mal trago que pasaste en el trabajo. A mí me pasó igual con la carrera. El año pasado decidí darme un respiro con la Pedagogía para centrarme simplemente en el blog y en adquirir estrategias, herramientas y formación para mejorarlo. ¡Lo disfruté muchísimo! Pero obviamente, no todas las personas a mi alrededor lo comprendieron. No entendía que en ese momento, la carrera no me llenaba y me sentía vacía con ella. Este año, he vuelto a retomarla con más ganas, con más ilusión que nunca y mis resultados son infinitamente mejores. Me alegro muchísimo que tomaras la decisión de marcharte de un trabajo que no te hacía feliz. Muy pocos se atreven a dar el paso. :) ¡Un besito! :)

    ResponderEliminar
  21. Creo que debo de tomar muy en serio este proceso, y compartir a los que tiene uno a su alrededor, pero que dificil cuando tienes cerca a personal coleccionista jajajaj bueno el reto se vuelve grande e interesante para poder compaginar lo coleccionable con el minimalismo.
    Saludos y voy a poner en practica mas de una de mis ideas ya te contare si me funcionan.

    ResponderEliminar
  22. Hola!
    Ciertas palabras ,a veces pensamos que mas es mejor y no es asin,somos avariciosos y consumismo mas de lo que necesitamos.
    Con lo del trabajo me has recordado ami hace unos meses,tenia un trabajo que odiaba pero necesitaba el dinero.
    Un gran post muy reflexivo,un abrazo!

    ResponderEliminar

Entradas recientes

Nos comentan...

Subscribe